Despedidas de soltera originales Vs. Despedidas de soltera con boys

Las tendencias hablan por si solas: cada vez son menos las novias que quieren tener despedidas de soltera donde se contraten strippers. Si bien todavía existen las “clásicas” que desean que haya boys en su fiesta antes de casarse, son muchas las que no prefieren esta opción. Las amigas y familiares deben entender esta decisión y preparar una celebración en base a sus gustos y sobre todo, al presupuesto que se maneje.

Despedidas de soltera originales Vs. Despedidas de soltera con boys

No es preciso que haya un boy haciendo striptease para que sea una “despedida de soltera” con todas las letras. Existen un millón de alternativas diferentes para no dejar de celebrar y a la vez, no tener problemas con el novio o las parejas de las demás invitadas. Esta es una de las razones por las cuáles no se eligen boys, además de: sentirse incómodas ante un hombre desnudo bailando cerca y no querer que el futuro esposo haga lo mismo con una señorita ligera de ropa.

Entonces, es necesario respetar los códigos y obedecer a los deseos de la novia, quién en definitiva, es la agasajada de esa velada. Algunas de las opciones más usadas en la actualidad para despedidas de soltera originales de mujeres son:

*Una escapada de fin de semana: para un evento que dura más de un día, se puede alquilar una casa en el campo, una estancia o ir a la playa, según lo que se prefiera. Ideal para sentir la naturaleza y la tranquilidad antes de los días que tiene por delante, con tantos nervios y ansiedad. Se puede descansar, pasear, charlar, etc.

*Día de Spa: otra de las opciones más utilizadas en la actualidad, para las novias más conservadoras que desean recargar energías antes de la boda y a su vez, relajarse y recibir tratamientos de belleza integral (masajes, limpieza de cutis y manicura, entre otros). Es muy divertido y puede servir para unir más a las amigas antes de esta ocasión tan importante de una de ellas.

*Juegos en una casa: puede ser el hogar de la próxima a casarse o bien en la de alguna amiga. Lo importante es que haya mucha diversión, con disfraces, música y decoración a tono. Lo más típico es disfrazar a la novia con algo distintivo y las invitadas similares a ella. Por ejemplo, de conejas, de mucamas, de enfermeras, o incluso con solo un complemento llamativo y divertido, ideal para aquellas novias más vergonzosas y poco atrevidas. Después pueden ir a bailar o a tomar un trago, sin quitarse el atuendo, claro está.